SALUDO DE D. JESÚS ÁLVAREZ PIÑÓN, cura párroco Unidad Pastoral Burela-Cervo

Escrito por SemanaSantaBurela 07-04-2017 en . Comentarios (0)

La Semana Santa es una gran oportunidad para el ENCUENTRO con Dios que se revela plenamente en Jesucristo, de forma especial en su PASIÓN, MUERTE y RESURRECCIÓN.

Vuelve a leer lo anterior y concédete un instante para meditarlo.

La experiencia del ENCUENTRO empieza con la acogida, el DOMINGO DE RAMOS, de un hombre bueno que pasa su vida haciendo el bien; que habla de Dios con una proximidad inusual, que nos acerca a su Rostro Misericordioso y que nos enseña a relacionarnos con El, con una confianza nunca vista, hasta el punto de llamarle Padre Nuestro ...

Entonces el JUEVES SANTO, nos invita a su mesa, que nosotros llamanos Misa o Eucaristía ... Como buen anfitrión sorprende a sus hijos invitándolos, primero con sus gestos ... En el lavatorio de piés, trabajo reservado para las "personas de menor categoría" nos recuerda que si no le dejamos  que nos lave los piés, no tenemos nada que ver con El. Se hace imagen y Sejanza de Dios, y si El, que es el Maestro, hizo eso con nosotros por el mandamiento del Amor, también nosotros debemos imitarlo. Para que tengamos la Fuerza necesaria para semejante Misión, -nos da su Cuerpo y su Sangre- para entrar así en verdadera comunión con El y con el prójimo.

De un ambiente de fiesta Pascual, pasamos casi sin darnos cuenta a una vivencia de oscuridad y de dolor, en el VIERNES SANTO, donde parece que la traición, el miedo, la mentira, la negación, la injusticia, la violencia y la muerte ... se hace todo poderosas, poniendo en duda todo lo que dijo e hizo este "iluso soñador". Pero si nos acercamos a Jesús, si lo acompañamos con proximidad, podremos ENCONTRARNOS con lo más íntimo de su corazón, de su Misión. En el Huerto de los Olivos, nos invita a velar con El, haciendo oración al padre, presentándole todo lo que llevamos en nuestro corazón, a pedirle, que si es posible que aparte de nosotros este Cáliz (angustia, sufrimiento), pero culminando la oración como deben culminar todas: ... "pero que no se haga mi voluntad, sino la Tuya". Todo empieza ahí... y después el prendimiento , la farsa de juicio, la flagelación, el cargar con la CRUZ, la crucifixión, aquí la dinámica del ENCUENTRO, te pide que no te apartes, que estés con El, como las valientes mujeres que lo acompañaron y el chico discípulo... Así podrás ser testigo privilegiado de como se vence la traición, el miedo, la negación, la injusticia, la mentira, la violencia e la muerte... CON EL AMOR MANIFESTADO EN EL PERDÓN.

El vacio que deja tras de si, la Muerte de Jesús, de la mano de María se convierte, el SÁBADO SANTO, en la oportunidad para la Esperanza... aún cuando parece que ya todo acabó.

Y de pronto el DOMINGO DE RESURRECCIÓN... el día irrumpe en medio de la noche, las tinieblas son interrumpidas por la Luz de Cristo Resucitado que sale al nuestro ENCUENTRO, e para festejarlo, la CELEBRACIÓN MÁS IMPORTANTE DEL AÑO... LA VIGILIA PASCUAL.


CRISTO VIVE, RESUCITÓ

DEJA QUE EL TE ENCUENTRE!